14 enero 2008

barenboim y el síndrome de estocolmo

Hoy me he sentido con vitalidad para llevar a cierta persona a las rebajas, no se, me he sentido con fuerzas, al llegar al centro comercial se quitaron las ganas, por lo que decidí hacer compras alimenticias que me hacían falta. Tras acabar de llenar el cesto y pasar por caja me dije "y ahora que" y al instante me respondí "a joderse", por lo que fui a la deriva por el centro comercial, viendo niñas calzadas cuales percherones o caniches fueran (según complexión).

Cuando mis atributos masculinos emanaban mala leche me encontré el paraíso, bueno lo menos malo, era un periódico apoyado sobre la barra de una cafetería, el solito, reclamando un alma que se alejara de las rebajas, al ver el panorama no pude resistirme, y encima se podía fumar. Me pedí un descafeinado y cogí el periódico por la contraportada, he mencionado en numerosas ocasiones mi anárquica mente, y había un artículo sobre daniel berenboim.

A este HOMBRE le han concedido la ciudadanía palestina, y éste la ha aceptado. Cada vez que oigo/leo/veo noticias de este tipo me alegran el día, estos son gestos, son granitos de arena que hacen construir un puente entre estos dos países obligados a entenderse. Solo deseo que el destino de estos dos países lo dibujen sus personas y no sus políticos, me refiero a palestina e israel.


Hablaros un poco de barenboim, creó junto a said (foto) orquesta del diván de oriente y occidente, era una orquesta de músicos palestinos, árabes e israelís y en el contexto de la música se intentaba aportar ideas para conseguir la concordia y con ello la paz entre estos pueblos.

Desde mi pequeño espacio quiero dar gracias a barenboim, said y a su orquesta, deseando que se consiga sus aspiraciones, aunque said no esté entre nosotros.

Besos amig@s
Publicar un comentario