19 mayo 2014

Chancha y Veleta qué dos amores!!!

Hola amiguit@s


Hoy os traigo mis aventuras/desventuras con Sierra Nevada.

Este Viernes tuve que arreglar un asunto en Granada. Estuve buscando lugares bonitos y que hiciera frío para probar mi flamante calefacción estacionaria
P1014919.JPG



.Así que por medio del consejo de un forero le tiré para Sierra Nevada, en el parking de Hoya de la Mora. Cuando llegué a eso de las 21:00 pude dar un paseo, apreciar la rasca que hacía y ser testigo de ese maravilloso  atardecer.Tras mi cerveza de rigor (y aceitunas) me puse a dormir, muuucho frío, pero como un lirón.
Me desperté y tuve una de esas punzadas por las cuales, y de forma automática, amortizan la Chancha y ésta deja de ser un mero objeto para convertirse en algo más, el despertar con ese aire puro que hace muuuucho tiempo no sentía fue increíble, era como una especie de mentolin de km cúbicos en mi garganta,
Y con mi desayuno termino de confirmar lo más arriba dicho




Una vez desayunado, vestido y tras preparar mi cutre mochila con un mísero plátano y una botella de agua mineral me dispongo  a  encarar el Pico del VeletaCuando el pico y yo nos pusimos frente a frente surgió un hachazo en el corazón, fue un auténtico amor a primera vista. Fue una mezcla de sensaciones, un especie de como no nos hemos conocido antes, pero como no nos dimos cuenta de la existencia, tenemos que recuperar el tiempo perdido. Pero no todo fueron mariposas en mi estómago, de hecho este amor a primera vista me axfisió tanto que casi me ahogo, no todos los amores carecen de espinas y este fue en forma de mal de altura, pero nada que con este amor adolescente pueda.


Había algo que me hacía desconfiar, no era el único que se rasgaba las vestiduras, de hecho vi a la gente con muchas prendas, y yo sospechaba que iba de Domingo a mi cita con la montaña, demasiado dominguera. Pero continué, continué andando emocionado hasta que me topéconNuestra Señora de Las Nieves






Mi cuerpo se acostumbró a la altura y mi sentimiento de gozo era mayor (la nieve también) El paisaje cada vez más blanco, el silencio también era más sentido, de hecho era ensordecedor, mi mente cada vez más desconectada, quizás efecto del poco oxígeno unido a la tara mental que me hace que diga estas tonterías.





El asunto se estaba poniendo de tal forma que debía extremar las precauciones, había mucho hielo y andaba sólo. Mi emoción era tal que quería llegar a la cima como fuera, rodeé la nieve en busca de tranquilidad.


 Pero la cosa se iba poniendo dura, mis 20 valientes años era añorados, podía más mi responsabilidfad. Aunque las feromonas endorfinas me llevaban en volandas, miraba mi GPS y alucinaba!!! 3000 metros!! jamás había subido tan alto sin tracción mecánica.



Seguí caminando y la cosa se puso impracticable para mi equipación y poca experiencia, así que a mis 3050 metros ascendidos me senté, observé el pico y le dije que esto no era un amor de primavera, que volvería a por ella, y le diría que me perdonara. Acto seguido me comí mi plátano,



Cuando inicié el descenso, también gratificante, me topé con mi amigo Fabio, le mando un saludo, un turista Colombiano igual de equipado que yo e igual de entusiasta. Bajamos con una entretenida charla



Bueno amiguit@s esto es todo, siento aburriros con mis cosas




Publicar un comentario