28 diciembre 2007

LO QUE TIENE LA NAVIDAD



Paseando por las calles de mi pueblo rural veo a los chiquillos con sus hiper-mega-guays juguetes, de esos que ponen más de 60 €, al ver esta estampa no puedo dejar de pensar en los niños que no tienen la suerte de tener una vida con todas las posibilidades que se nos brinda a nosotros.
Muchos de los niños de mi entorno no te agradecen nada de lo que les regalas, es más llegan al punto de exigirte, bien en forma de irritante llanto o pidiéndotelo directamente. Pero cuando me chantajean de esta forma no puedo dejar de pensar en los niños que fabrican sus ansiados juguetes, y aquí es cuando reflexiono y mando al carajo al niñ@. Se que ellos no tienen la culpa, la culpa es nuestra, los moldeamos a nuestro gusto, hoy en día no lo dan todo masticado, nos acostumbramos a lo fácil, el niño llora, le tapamos la boca con un juguete.
Padres y madres pensar en estos niños, os haréis un favor doble, estaréis más concienciados a la hora de malcriar y quizás hasta podamos ayudar a los niños "desfavorecidos".
El pasado verano estuvimos Daniel, Beni y yo por marruecos, visitando poblaciones
desfavorecidas.
Nuestros querido amigos Marcos, Román y el propio Daniel, nos dieron juguetes y los fuimos repartiendo, no podéis imaginar sus caritas de felicidad, íbamos por la carretera y se los dábamos a niños que estaban trabajando. Curioso es todo un ciclo, como el agua, se evapora, llueve y vuelve al río, pero aquí lo aplicamos con los niños y sus juguetes.
Por favor no malcriemos a nuestros niños, ir guardando ese dineo malinvertido para ir a estos países y ver por nosotros mismos como está el tema, cogéis los juguetes que no quieren vuestros hijos y se los dais.
Saludos y besos
Publicar un comentario