24 junio 2008

seguimos con las hormonas revoltosas

Hola a tod@s, sigo con las hormonas descolocadas y ello, de verdad, me impide escribir con naturalidad, se que es tarde, que es una noticia atrasada, pero lo que estoy seguro es que sigue pasando mientras yo estoy en mi sillón.


Hace un mes, me sorprendía las muertes de inmigrantes a manos de agunos habitantes de sudáfrica, esto pasará en muchísimos países donde la información, por desgracia, no es tan "fluida". Pero en muchos estados no ha habido un proceso de reconciliación como el ocurrido en sudáfrica tras el horroroso apartheid, y me apena "muy mucho" que pase esto entre hermanos, después de haber sufrido durante lustros la opresión del poder blanco.

Cuando, por fín, acabó el apartheid se llevó a cabo una política de reconciliación nacional en forma de juicios (La Comisión para la Reconciliación y la Verdad), pero con la peculiaridad de que si los verdugos pedían perdón delante de sus víctimas, a éstos no se les condenaba. Estos juicios estaban supervisados por el Arzobispo Desmond Tutucuyo cuyo lema era "Sin perdón no hay futuro, pero sin confesión no puede haber perdón". Estos gestos dan Mandela al premio nobel en 1993.

Por lo anteriormente expuesto es por lo que siento pena, se que es más complejo y no se puede explicar en estas modestas frases, se que seguramente no llegaron a cicatrizar las heridas, pero lo que si se que fue un escaparate del perdón hacia este mundo egoísta e injusto.

sin más os mando un saludo y un beso a tod@s
Publicar un comentario